Irse de Au Pair

5 cosas que aporta irse de Au Pair

Después de mucho pensar he decidido que para inaugurar esta sección voy a hablarte de mi experiencia como Au Pair de la que ya hablé un poco en el blog de Alan x el Mundo. Por por tanto voy a darte a conocer también Inglaterra como país. Aquí voy a hacerte una lista de cinco cosas que a mi parecer aporta irse de Au Pair, una experiencia para gente joven que, en algunos casos, tiene miedo a irse al extranjero ya sea por no dominar el idioma o por estar lejos de casa. Por supuesto, son cosas que se pueden aplicar –o casi aplicar– a cualquier persona que decida cambiar de aires una temporada, pero yo te lo voy a contar desde mi experiencia que fue ésta.

1. Conoces a fondo un nuevo país:

Conocer un país, para mí, va mucho más allá de hacer turismo. Conocer un país es probar las comidas típicas de allí, por eso ser Au Pair es ideal… vives con una familia que puede cocinarte sus platos tradicionales y no tienes que gastarte el dinero en restaurantes. Mientras viví en Inglaterra comí el tan famoso fish & chips, pescado con patatas; probé un shepherd’s pie, que es una capa de carne de cordero picada, mezclada con verduras y cubierta con puré de patatas hecha al horno… buenísimo; otro de los platos que cocinó mi host mum fue el bangers and mash, que son salchichas con puré de patatas y salsa y también comí un postre típico de allí que se llama Jam Roly-Poly y que es una especie de brazo de gitano o, lo que es lo mismo, bizcocho con mermelada.

Por otro lado, conocer un país es aprender cuáles son sus costumbres y la forma en la que viven sus habitantes. Durante mi estancia en Inglaterra aprendí que casi todo el mundo vive en casas y que los edificios con cuatro o cinco plantas son casi inexistentes. Descubrí que muchas casas tienen suelo de moqueta y que por eso se camina descalzo. Me di cuenta de que es un país en el que no existen las persianas y que se protegen del Sol con cortinas que no dejan pasar la luz. Aprendí que se desayuna, se almuerza un pequeño snack, se merienda y se cena pero no se come plato al mediodía. Y que los picnics son súper habituales. Comprobé que aunque aquí se beben cervezas por la tarde-noche, allí se emborrachan desde el mediodía. Además fui consciente de que aunque en España se salga de fiesta y se llegue a casa por la mañana, en Inglaterra casi todos los pubs y discotecas cierran como tarde a las 3 de la madrugada. Y que si quieres salir a tomarte un café has de hacerlo pronto porque a eso de las 19h cierran las cafeterías. Aprendí que la hora media de irse a la cama son las nueve de la noche y que en muchas familias a las seis de la mañana ya están todos en pie.

Por supuesto, compré en las poundshops porque encontrar de todo al precio de una libra es alucinante y conocí los car boot sale, mercados en los que algunas personas venden cosas de segunda mano usando los maleteros de sus coches. Además supe que los trenes son puntuales y no tienen nada que ver con la Renfe en España. Aprendí que a los ingleses les gusta tener Au Pairs españolas porque son bastante más ordenadas que ellos en general. Y que hay unos días festivos que se llaman Bank Holidays porque antiguamente solo disfrutaban de ellos quienes trabajaban en los bancos. Aprendí muchas cosas, me impregné de su cultura y saqué el máximo partido a mis tres meses allí.

2. Mejoras un idioma:

Supongo que si a estas alturas sigues leyendo el artículo no dudabas de que éste iba a ser uno de las cinco cosas que aporta. El ser Au Pair supone un intercambio cultural entre la familia de acogida y el propio Au Pair, por lo tanto esta experiencia te ayuda a mejorar el idioma que se hable en ese país. Además, y esto sirve para cualquier persona que viaje para mejorar un idioma, voy a darte un consejo que mi host mum me dio a mí: hay que relacionarse con personas de otros países para no hablar tu propio idioma, de lo contrario, nunca llegarás a lograr tu objetivo. Mejorar el idioma, por otro lado, permite ganar confianza y valentía para ir un paso más allá: buscar un trabajo de verdad y vivir independiente.

3. Abres tu mente:

Sigas o no el consejo de mi host mum, lo que está claro es que al vivir en otro país conoces a personas de otra nacionalidad. Y si eres Au Pair, además de personas del país en el que estés vas a conocer a gente de muchas otras partes del mundo. En mi caso, la persona con la que más relación tuve era alemana y vivía en Francia. Desde siempre había tenido la impresión de que los alemanes eran personas de carácter frío pero sin embargo, cuando la conocí a ella, me encontré con una persona súper alegre y simpática. A veces también quedaba con una chica de Suecia y, en este caso, reforcé mi idea de ‘carácter nórdico’… Creo que me hace falta conocer a algún que otro sueco más.

Además conocí a un portugués muy agradable, a un par de italianos, a unos cuantos rumanos y a un chico de Albania, que es con el que más relación tengo hoy en día, que me enseñó muchísimo sobre su país y sobre las condiciones en las que se vive allí. Me contó su historia y la de su familia y aprendí mucho –cosa que le agradezco– gracias a ello. Conocer a tantas personas me sirvió para eliminar algunas ideas equivocadas o prejuicios y sobre todo, para abrir la mente y verlo todo desde otra perspectiva.

4. Te vuelves más independiente:

Este punto quizás es más recalcable si una persona se va a vivir sola. Pero creo que una experiencia como Au Pair, aunque se viva con una familia que probablemente te trate como a un miembro más de ésta, también te da cierta independencia. La mayoría de personas que deciden irse a trabajar como Au Pairs son chicas jóvenes que nunca han vivido fuera de casa de sus padres, como en mi caso. Por eso estar lejos de ellos durante una temporada te permite aprender a valerte un poco más por ti mismo y a hacer cosas de las que quizás nunca antes habías tenido que preocuparte. Además tienes un añadido que es que no dominas el idioma así que debes esforzarte más y encontrar tus propias soluciones a tus problemas. No es que cuando vives en tu casa no hagas nada por tu cuenta, pero sabes que siempre vas a tener a tu familia y amigos cuando los necesites y al tenerlos lejos te ves obligado a moverte y a hacer las cosas por ti mismo, cosa que creo que es muy buena.

5. Te haces más responsable:

Cuando trabajas de Au Pair sueles tener algunas tareas de casa asignadas y, aunque cuando vives con tus padres puede ser que también las tengas, al estar con otra familia has de esforzarte más por obtener buenos resultados. Sobre todo al principio, que para ti son prácticamente desconocidos. Además lo principal es estar al cuidado de niños y en muchos casos son pequeños, por lo que te hace ser más responsable todavía. En mi caso pasaba unos diez días al mes sola en casa con los niños porque la madre era azafata y no siempre podía venir a dormir a casa. Y eso, quieras o no, implica mucha responsabilidad.

Autor entrada: Judith G. Noé

4 thoughts on “5 cosas que aporta irse de Au Pair

    wegotoblog

    (30 noviembre, 2016 - 3:47 pm)

    Me encanta este post! Yo también había pensado en hacer uno explicando mi experiencia como AuPair. Fue hace unos 5 años ya… Me fui justo después de acabar el bachillerato y fue en Holanda. Es una experiencia totalmente recomendable 😀
    Un beso!

      Judith G. Noé

      (30 noviembre, 2016 - 4:22 pm)

      Muchísimas gracias! La verdad es que estaba nerviosa por si no os gustaban estos nuevos posts… porque hasta ahora solo había contado viajes. Ay, Holanda! Nunca he estado allí. Si te animas a escribirlo, aquí tienes a una persona que va a estar encantada de leer cómo te fue la aventura. Un beso 🙂

    estachicanoparaquieta

    (12 diciembre, 2016 - 9:21 pm)

    Muy bueno!! La verdad es que es mi asignatura pendiente aunque dicen que nunca es tarde 🙂

      Judith G. Noé

      (12 diciembre, 2016 - 10:53 pm)

      Para nada, siempre hay muchas familias en muchos países dispuestas a acogernos en su casa durante el tiempo que acordemos. Es una experiencia que vale muchísimo la pena, te la recomiendo! Gracias por leerme y por tu comentario:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *