Playa de Collioure

Collioure, joya francesa y ciudad de artistas

Collioure es un lugar de artistas. En 1905, Henri Matisse y su amigo Derain pintaron en esta bella localidad del sur de Francia aproximadamente 300 obras dentro del movimiento fauvista. Y ese fue simplemente el comienzo, pues desde entonces personajes tan célebres como Picasso y Dalí se han dejado cautivar por su magia.

Así, también fue el destino elegido por Antonio Machado cuando tuvo que huir de Barcelona durante la guerra civil española. Pero Collioure fue su casa durante poco tiempo, ya que murió un mes después de trasladarse. Machado fue enterrado allí y desde entonces, éste ha sido uno de los mayores atractivos de este pueblo francés: visitar la tumba en la que descansa el poeta español. Además, al lado de la tumba hay un buzón de la fundación Machado para que, quien quiera, pueda dejar un escrito.

Pese a eso, este no fue el motivo por el que yo decidí visitar Collioure. De hecho, ni siquiera fui a visitar el cementerio. Y es que Collioure es un lugar súper bonito más allá de eso, tanto que te cautiva nada más poner un pie en su casco antiguo.

Qué ver en Collioure

Lo primero que debes hacer es caminar hacia la playa, pues los sitios más importantes se concentran en esa zona. A un lado del pequeño puerto con barquitos de colores está el Castillo Real de Collioure. Entrar vale 4€ y quienes lo han hecho dicen que es recomendable. Pero por falta de tiempo yo no pude; tuve que conformarme con ver desde el exterior esta construcción que data del siglo XIII.

Castillo Real de Collioure
Castillo Real de Collioure

Ahí mismo está la playa Boramar (la puedes ver en la imagen destacada), la más céntrica de todas las que tiene esta localidad bañada por el Mediterráneo. No tiene arena sino que tiene piedrecitas, por lo que puede resultar cómoda para unos e incómoda para otros. Pero en lo que todo el mundo va a coincidir es en que desde allí hay unas vistas maravillosas.

Al otro extremo de la playa está la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles. El campanario de esta iglesia era antiguamente un faro y después se construyó una nave a su lado. Ahora, la cúpula del campanario es de color rosado y resalta junto a una construcción de piedra. Es el lugar más fotografiado de Collioure. El que aparece en la mayoría de postales. Y una vez más, es simplemente precioso.

Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, Collioure
Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, Collioure

Muy cerca de allí está la capilla de San Vicente o Chapelle St-Vincent, una ermita situada sobre una roca junto al mar. Y una vez visitada, ya puedes alejarte de la playa y adentrarte en el Moré. Será como visitar un pueblo diferente.

El Moré es un antiguo barrio de pescadores y marineros, repleto de callejones estrechos y edificios con fachadas de colores. No son tan coloridos como los de Burano, en Venecia, pero son bonitos igualmente. En muchas ocasiones, las casas están decoradas con enredaderas o plantas florecidas. La verdad es que es un barrio súper pintoresco y bohemio, con rincones mágicos, calles con mucha vida, locales en los que tomar una crepe o un helado y tiendecitas en las que comprar algún recuerdo.

Barrio Moré, Collioure
Barrio Moré, Collioure

Dónde dormir

Collioure es un pueblo muy turístico y sobre todo en verano hay mucha gente. Por eso cuenta con algunos hoteles en los que alojarte, aunque lo cierto es que hay otras opciones. Al tratarse de un lugar pequeño, Collioure puede verse perfectamente en un día. Así, es ideal para hacer una escapada desde Girona o Barcelona. O, como fue mi caso, para hacer una parada durante una visita al sur de Francia.

Así, en nuestro caso optamos por alojarnos en un apartamento Airbnb en Argelés-sur-Mer. Como fuimos en temporada alta, muchos hoteles y hostales estaban ya ocupados o eran demasiado caros. Pero con Airbnb y el descuento de 25€ que teníamos –y que puedes tener tú si te registras desde ese enlace– conseguimos pasar una noche a un precio súper económico.

Argelés-sur-Mer es otra localidad de playa, situada a muy poquitos quilómetros de Collioure. Si tu idea es visitar otros lugares como Perpiñán, el pueblo del que te hablo queda más céntrico.

Dónde aparcar

Debes tener en cuenta que aparcar es tarea complicada. Sobre todo si vas en verano, porque muchas personas se acercan a bañarse en sus playas. Así, si tú también vas en temporada alta, es posible que tengas que dejar el coche en zona azul. Aun así, seguramente tengas que dar bastantes vueltas con el coche.

Así que o bien vas en temporada baja, porque aunque no puedas bañarte Collioure es genial, o pruebas a dejar el coche en zonas alejadas de la playa. Eso sí, primero prueba suerte, quizá alguien se va en el momento de tú llegar.

 

 

Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

4 thoughts on “Collioure, joya francesa y ciudad de artistas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *