Ponte degli Scalzi sobre el Gran Canal de Venecia

Cómo aprovechar al máximo cuatro días en Venecia

Venecia es una ciudad mágica y diferente compuesta por 118 islas unidas, pero aunque visto así parezca que es inmensa no hacen falta más de un par de días para conocerla bien. Nosotros, y cuando digo nosotros me refiero a unos amigos y a mí, decidimos pasar allí cuatro días y tres noches, de viernes a lunes, aunque realmente el fin de semana lo dedicamos a hacer excursiones. No sé decirte si me gustó más o menos que otras ciudades en las que he estado porque no tiene nada que ver con ninguna de ellas. Pero sí puedo decirte que me pareció preciosa, aunque no podría escoger nada como sitio favorito. Quizá las vistas del Gran Canal por la noche llamaron más mi atención pero creo que lo mejor que tiene Venecia es perderse, siempre que sea a propósito, y callejear por su interior. Te cuento nuestro intinerario, que a la próxima puede ser el tuyo:

Día 1:

Llegamos el viernes a eso de las 16pm a la estación S. Lucia y quedamos boquiabiertos con las vistas nada más salir. Sí, como todo el mundo habíamos visto fotos y hasta documentales de esta isla italiana, pero no pudimos evitar impresionarnos al dar de frente con el Gran Canal y los vaporettos –los barquitos autobús– que iban de un lado a otro. Cruzamos el Ponte degli Scalzi que lleva a la otra orilla del Gran Canal, lo que fue solo una demostración de lo que nos esperaba hasta el hotel: Muchos puentes con muchas escaleras. No es que el camino hasta el lugar que nos iba a acoger esas tres noches (el hotel Iris) fuese largo ni difícil, pero ni el mapa nos sirvió para llegar hasta él sin perdernos por el laberinto de callejuelas. No voy a negarte que me asusté al pensar que todo el viaje sería así: caminar millones de kilómetros más de los que había en realidad entre punto y punto señalado en el itinerario. Por suerte el segundo día todo empezó a ser más fácil, eso sí, no dejé de preguntarme cómo se mueven por la ciudad las personas en sillas de ruedas o las que van con carritos para bebés.

Tras dejar las maletas en el hotel salimos dispuestos a comenzar la ruta del primer día, pero nos dimos cuenta de que anochecía bastante antes que en España así que todo lo que teníamos que ver íbamos a verlo bajo la luz de la luna y las pocas farolas que hay. Nos costó una barbaridad encontrar el Campo Santa Margherita –las plazas de tamaño mediano se conocen como campos, solo una, la más grande, es piazza–, lo primero que teníamos que ver y justamente donde nos daban el desayuno que ofrecía el hotel. ¡Y en realidad eran sólo 5 minutos!

Pero por suerte mientras estábamos perdidos descubrimos sitios como la Basílica dei Frari y dimos por casualidad con otros lugares a los que teníamos que ir después: el Palazzo Giustinian y la Università Ca’ Foscari, que está junto a Ca’ Rezzonico, un palacio veneciano del siglo XVII. Otros como la Casa di Carlo Goldoni no llegamos a encontrarlos y los dimos por perdidos. Y el Ponte della Costituzione decidimos aplazarlo para el día en que teníamos que visitarlo por la mañana.

De ahí nos fuimos a descansar un rato al hotel y después comenzamos la ruta de por la noche. Visitamos San Giacomo dell’orio y nos dirigimos al Ponte di Rialto, el puente más famoso y antiguo de los cuatro que permiten cruzar el Gran Canal de Venecia. Las vistas desde ahí por la noche son preciosas, muy diferentes a las que se contemplan durante el día. Por eso, como he dicho, si tuviese que quedarme con algo creo que sería con ese sitio y momento. De ahí continuamos caminando hasta la única plaza de Venecia y la que puede ser el lugar más emblemático de la ciudad, la Piazza San Marco, que mide 180 metros de largo y 70 de ancho.

Vistas del Gran Canal desde el puente de Rialto
Vistas del Gran Canal desde el puente de Rialto

Día 2:

La mañana del segundo día la comenzamos paraguas en mano en el Campo Santa Margherita, en el que como ya he dicho teníamos que desayunar. De ahí fuimos hasta la Scala Contarini del Bovolo, a la que llegamos mucho más fácilmente de lo que esperábamos después de la experiencia del primer día. Son unas escaleras de caracol que forman parte del palacio Contarini del Bovolo, al que creo que se puede entrar aunque nosotros no lo hicimos.

De ahí nos dirigimos otra vez a la Piazza San Marco, que empezaba a inundarse no sé si por una de las tan famosas acqua alta de Venecia o simplemente por la lluvia. Lo que sí que sé es que en ese momento eché un poco en falta las botas de agua que había descartado llevar porque no me cabían en la maleta. Vimos el Campanile di San Marco y la Basílica di San Marco a la luz del día y fuimos a coger un vaporetto a San Zaccaria, que está en una zona increíblemente bonita, para comenzar nuestra excursión por Murano y Burano. Antes observamos de cerca el Puente de los Suspiros, por el que antiguamente cruzaban los presos que iban de la cárcel a los juzgados y a la inversa. Para ir a las islas compramos un billete de un día para el vaporetto que nos costó 20€. Carísimo, pero al menos los viajes eran ilimitados y no tuvimos que pagar 7.50€ por cada billete sencillo que necesitásemos. Y hablando de cosas caras… 180€ cuesta un paseo de una hora en góndola. Vamos, que o eres rico o te has de conformar con mirarlas.

A la vuelta fuimos a cenar a Bigoi, una tiendecita de pasta fresca que está en la calle Crosera. No venden bebidas y tampoco hay sillas, solo una barra pequeñita que permite comer allí de pie. Yo probé la boloñesa y la de marisco. Y oye, yo no sé cuál es el truco pero por solo 5€ comes una pasta buenísima, tanto que hasta repetimos y aquí estoy haciéndole publicidad.

Día 3:

El tercer día lo pasamos de excursión en Verona. Como Venecia no es muy grande, lo mejor que se puede hacer para aprovechar el viaje es ver lo que hay a su alrededor.  A la vuelta, ya por la noche, decidimos volver a la zona del Ponte di Rialto y de la Piazza San Marco, porque es muy bonita y porque al día siguiente nos volvíamos a casa así que queríamos ‘despedirnos’.

Día 4:

El lunes lo comenzamos comprando souvenirs y con un sol que no habíamos visto hasta entonces. La primera parada del día fue el Giardini Papadopoli, un parque muy grande pero sin nada de especial. De haberlo sabido y si no fuese porque nos iba de camino, no habría querido entrar. Después cruzamos el Ponte della Costituzione, que nos lo saltamos el viernes de noche porque sabíamos que volvíamos otro día. Está hecho de cristal y contrasta bastante con el resto de puentes que hay en la ciudad, por lo que muchas personas hasta se han quejado de su modernidad. Caminamos todo recto en esa dirección y cruzamos el Ponte delle Guglie, que nos llevó hasta el distrito de Cannaregio, uno de los siete que hay en Venecia y en el que se encuentra el antiguo Ghetto judío.

Desde allí fuimos a parar de nuevo al Ponte di Rialto y San Marco y un poco después volvimos al hotel para comer otra vez en Bigoi. Y el resto del día, hasta las 17pm que es cuando fuimos para la estación, lo dedicamos a pasear sin rumbo y nos sentamos en una terracita a tomar un refresco aprovechando el día de sol. Ah, también nos encontramos una ‘iglesia’ nueva y lo digo entre comillas porque un veneciano nos escuchó y nos dijo que en realidad era un hospital. Y ahora que digo hospital, también vimos a los barquitos de policía y ambulancia pasear por los canales. Mi pregunta es… ¿Cómo lo hacen para llegar rápido a una casa que no tenga canales a su alrededor?

Venecia es impresionante, diferente, y desprende un encanto que solo ella tiene. Creo que es una ciudad que ningún viajero puede perderse e incluso creo que invita a visitarla en diferentes épocas del año. Nosotros fuimos en noviembre, pero me parecería bonito volver para disfrutar de sus famosos carnavales. Que por cierto, sus calles están llenas de tiendas dedicadas al Carnaval y las máscaras están en todas las tiendas de souvenirs.

Te dejo una infografía para que tengas claro el itinerario.

Itinerario de 4 días en Venecia
Itinerario de 4 días en Venecia

No hay texto alternativo automático disponible.

 

Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

8 thoughts on “Cómo aprovechar al máximo cuatro días en Venecia

    LoPérezRo

    (7 diciembre, 2016 - 1:28 pm)

    Qué maravilla Venecia! A todo el mundo deja boquiabiertos! Nosotros pudimos estar 4 días allí y la experiencia también nos encantó en todos los sentidos :). Gracias por el post! Un abrazo.

      Judith G. Noé

      (7 diciembre, 2016 - 3:22 pm)

      Cierto.. Es una ciudad tan diferente que es imposible que no impresione. Gracias a ti por leerme, Lourdes. 🙂

    unachicatrotamundos

    (7 diciembre, 2016 - 6:43 pm)

    Tengo muchísimas ganas de ir a Venecia… un post muy bueno. A ver si pronto me animo y puedo volver a leerlo para apuntarme cositas que ver 🙂
    Un abrazo.

      Judith G. Noé

      (7 diciembre, 2016 - 9:52 pm)

      A ver si puedes escaparte aunque sea en un puente, que es muy bonita y no hacen falta muchos días para verla. Gracias por leerme! Un beso 🙂

    alifetoenjoyblog

    (28 diciembre, 2016 - 6:47 pm)

    Estuvimos en Venecia también un finde y nos gusto mucho. Lo tenemos pendiente en nuestra blog. Un saludo 🙂

      Judith G. Noé

      (28 diciembre, 2016 - 8:07 pm)

      Es una ciudad mágica, ¿verdad? Gracias por tu comentario! 🙂

    Irene R.

    (23 febrero, 2017 - 12:06 am)

    ¡Todos los años intento ir a Venecia por Carnaval y nunca hay forma! Me apunto el post para cuando lo consiga, me será muy util 😁

      Judith G. Noé

      (23 febrero, 2017 - 1:33 am)

      Me alegra saberlo! A ver si el próximo año puedes ir si o si. Gracias por leerme!:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *