Casas de colores de Girona

Girona, un día entre sus mágicas calles empedradas

Girona es una ciudad pequeña, tanto que incluso tiene ambiente de pueblo. Y posiblemente de primeras no llame mucho la atención, al menos a aquellos a los que les queda un poco lejos. Pero sus habitantes están completamente enamorados de ella y muchas de las personas que viven alrededor también están cautivadas por su encanto. Y no es raro, porque es tan bonita y tan acogedora que aun conociendo todos y cada uno de sus rincones querrías volver.

Conocerla entera tampoco es muy difícil, porque como ya he dicho es una ciudad chiquitita. Así que voy a proponerte la ruta que hice yo por el centro histórico después de llegar a la ciudad en tren.

Qué ver en Girona: callejeando por la ciudad

La ruta puedes empezarla en el Pont de Pedra, uno de los más conocidos de Girona de entre los que cruzan el río Onyar. Estoy segura de que esta primera imagen de la ciudad te encantará. Desde aquí puedes empezar a recorrer las Ramblas de Girona, en las que hay cafeterías y terrazas en las que sentarte a tomar un refresco. Además debo decirte que bajo los arcos del techo se esconde un mapa de París… ¿Serás capaz de encontrarlo?

El siguiente punto de parada del paseo puede ser la Plaça dels Raïms, la que es la plaza más pequeña de Europa y algunos dicen que del mundo también. Raïm significa uva en catalán y la plaza tiene este nombre porque antiguamente allí había un pequeño mercado en el que se vendía esta fruta. Ves con cuidado, porque quizá la pasas de largo como me pasó a mí.

Después puedes dirigirte hasta la iglesia de Sant Martí y, si te ves con fuerzas, subir las enormes escaleras. Desde abajo se ven impresionantes y una vez arriba solamente tienes ganas de sentarte en uno de los escalones a disfrutar de ese mágico rincón. Hay quien dice que esas son las escaleras más románticas de España y yo no sé si eso será cierto, pero descansar allí durante un rato es algo que me encantó. Además, ese lugar se vuelve mucho más bonito cuando llega el Temps de Flors y Girona se llena de colores.

Otro de los lugares que no puedes perderte es la Judería, pues es una de las mejor conservadas de Occidente. Además, es en la misma zona en la que se construyó la Girona romana, por lo que hay restos de ambas etapas de la ciudad. Aunque ya no quedan prácticamente judíos allí, sí hay restos de su historia en las fachadas e incluso en el interior de algún local, como en el número 16 de la calle Força.

Catedral de Girona
Catedral de Girona

Un par de minutos más adelante por esta misma calle se encuentra la Catedral de Girona y sus enormes escaleras. Se trata de la Catedral Gótica de una sola nave más grande de todo el continente, así que solamente por eso merece una visita. Eso sí, tal y como me pasó a mí quizá te eche algo para atrás saber que la entrada no es gratuita.

Además, también puedes entrar a los baños árabes por un precio súper reducido (pero mira bien el horario no vaya a ser que te lo encuentres cerrado como yo) o ir a ver el parque arqueológico y sus restos romanos, para lo que no necesitas entradas. No es que esto último sea gran cosa, pero desde algún punto hay vistas chulas. Y si los puntos de interés se te han acabado, entonces dedícate simplemente a caminar por sus bonitas calles empedradas. El paseo por sí mismo, el andar relajadamente por allí, es maravilloso.

Vistas desde el Parque Arqueológico de Girona
Vistas desde el Parque Arqueológico de Girona

La Girona más colorida

Al comenzar la ruta te he hablado de que podías visitar el Pont de Pedra y tras esto te he propuesto adentrarte en el casco antiguo. Pero después de esa primera parte de la ruta y seguramente tras hacer una parada para comer, es momento de volver a la zona del río… porque es preciosa.

El Pont de Pedra no es el único que debes ir a ver y seguramente tampoco es el más conocido o el que más se ve en las fotos. En éstas y en las postales suele aparecer el Pont de Ferro, construido por Gustave Eiffel y hecho a base de hierro pintado de color rojo. Sí, estás pensando bien, el ingeniero es el mismo que el de la torre Eiffel, solamente que este puente se construyó 13 años antes que la famosa torre parisina. Además también puedes ir a ver el puente de La Princesa, en el que muchos enamorados ponen sus candados para sellar su amor.

Girona río Onyar
Girona río Onyar

Desde ambos puentes podrás admirar la Girona más cautivadora, la más alegre y viva. La de las bonitas fachadas de colores. Una Girona que no te cansarás de mirad durante un buen rato. Además debes saber que si quieres verlo todo desde otro punto de vista, puedes ir a la Fundación Casa Rafael Masó, que es la única casa con fachada blanca. Eso sí, si optas por visitarla hazlo con reserva previa.

Decidas hacerlo o no, tanto esta zona como Girona en sí te encantarán. Te sentirás acogido desde que pongas un pie en la ciudad y te irás enamorando poquito a poco, a medida que vayas recorriéndola. No te lo pienses… ves a disfrutar de esta bella ciudad.

Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

14 thoughts on “Girona, un día entre sus mágicas calles empedradas

    Capture the Atlas

    (10 enero, 2018 - 3:26 pm)

    No tenía ni idea de que Girona tiene calles empedradas. Por las fotos se ve mágica esta ciudad. Tengo muchísimas ganas de conocerla y después de que nos enseñaras tantas fotos coloridas más. Ya me imagino en primavera paseando por sus calles y puentes. No sabía que el gran Gustave Eiffel había construido uno aquí. Que maravilla.

    Un abrazo.

      Judith G. Noé

      (10 enero, 2018 - 4:19 pm)

      Si vas en primavera cuando es el Temps de Flors, seguro que te gusta mucho más que si vas en cualquier otra época. Pero la ciudad en sí es preciosa y acogedora. Gracias por tu comentario! 🙂

    Pilar

    (11 enero, 2018 - 7:15 pm)

    Hola Judith,

    Woow pero que bonita es Girona. No sabía que fuera tan bonita y a través de este paseo que nos haces me has acercado un poquito más a este bonita ciudad. Mi abuelo nació en Figueras por lo que tengo claro que cuando vaya a conocer su ciudad natal sin duda me pasaré por Girona. Me ha llamado mucho la atención la foto de las casitas de colores a la rivera del río.. muy europeo! Estupendo post. Saludos!

      Judith G. Noé

      (13 enero, 2018 - 12:04 pm)

      Anda, pues sí, tienes una súper razón para ir a conocer Girona! 🙂

    Juan Vicente Raga Onate

    (11 enero, 2018 - 11:54 pm)

    Estamos preparando un viaje por varias zonas de españa y una de ellas en Girona, he tenido la “suerte” de siempre ir por temas laborales y nunca he podido hacer turismo, pasear por sus mágicas calles empedradas y conocer todos sus rincones, tiene pinta de ser una ciudad preciosa! a ver si este año nos animamos y aunque sea la visitamos en un fin de semana! muy interesante tu articulo

      Judith G. Noé

      (13 enero, 2018 - 12:05 pm)

      Sí, un finde da más que de sobras para conocer Girona. De hecho un día es suficiente! A ver si a la próxima puedes conocerla! 🙂

    Esta Chica No Para Quieta

    (12 enero, 2018 - 1:56 pm)

    Qué bonita Girona! No he estado, pero tengo familia política catalana que me habla maravillas de ella. Tiene pinta de ser una ciudad con mucho encanto, algo propio de las ciudades con calles empedradas que siempre tienen un toque especial. Espero poder conocerla pronto. Un saludo!

      Judith G. Noé

      (13 enero, 2018 - 12:08 pm)

      Pues cuando tengas un momento ve a darle una oportunidad, seguro que te gusta! Un abrazo!! 🙂

    No nos había nunca llamado la atención Girona, pero después de este post nos han dado más ganas de visitarla. No sabía quz contaba con la plaza más pequeña de Europa, y muy curioso lo del origen del nombre de la misma por la venta en su dìa de uva. Muy buen post. Gracias Jud!

      Judith G. Noé

      (13 enero, 2018 - 12:12 pm)

      Yo era como vosotros, tenía Girona cerca y solamente la había visto en coche. Nunca me había dedicado a recorrerla simplemente por el gusto de hacerla… y me encantó! Antes tampoco conocía algunas de sus curiosidades!!

      Gracias a vosotros por estar siempre 🙂

    sara de viajar lo cura todo

    (12 enero, 2018 - 9:35 pm)

    Girona enamora, no me extraña que ese sea el lema de turismo! Las calles empedradas de la judería merecen ser visitadas con tiempo! Nonsabía lo del mapa de paris, lo de la palaça del raïm ni que hay que pagar entrada para entrar en la Catedral 😱😱
    Siendo de Barcelona es facil escaparse!

      Judith G. Noé

      (15 enero, 2018 - 10:16 am)

      Yo lo de la catedral tampoco lo supe hasta que llegué allí y me encontré con eso… pero bueno, pese a eso Girona merece la pena ajaja

    Judit

    (14 enero, 2018 - 2:04 pm)

    Me encanta la comarca de Girona, vayas donde vayas es espectacular con todas esas playas 🙂

    La ciudad de Girona solo he estado una vez y no la recuerdo mucho, pero viendo tu post seguro que vuelvo para disfrutar de estas calles empedradas, el Pont de Pedra y ver esas casas con tanto color.
    Lo que desconocía es lo del Pont de Ferro, siempre se aprende algo nuevo 🙂

    Gracias por compartir 🙂

      Judith G. Noé

      (15 enero, 2018 - 10:18 am)

      Tienes razón, Girona merece la pena más allá de su capital. Los pueblecitos también son preciosos, tanto los de playa como el resto. Los medievales también tienen mucho encanto.

      Me alegro de haberte descubierto algo nuevo. Gracias a ti por leerme y por tu comentario 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *