Alcazaba de Málaga

Lo que no sabías de la alcazaba de Málaga

La palabra ‘alcazaba’ es de origen árabe y significa ciudadela. Y la alcazaba de Málaga es uno de los monumentos más emblemáticos e icónicos de esta ciudad. Es por eso que, cuando se prepara un viaje a Málaga, es raro no añadirlo en el itinerario. Porque esta ciudadela o fortaleza musulmana no solamente fue importante cuando sirvió para defender a la ciudad. Todavía hoy lo es, porque está muy bien conservada y cuenta parte de la historia de Málaga. Pero aunque esto es algo que sabe casi todo el mundo, también hay datos que quizá desconozcas.

Por ejemplo, ¿sabías que comenzó a construirse en el Siglo XI? Más en concretamente entre los años 1057 y 1063, o eso es lo que dicen algunos historiadores árabes. Porque lo cierto es que hay quien dice que se construyó años antes. ¿Y conocías el hecho de que para construirla utilizaron materiales del teatro romano que hay justo al lado? Porque sí, a un lado tiene el antiguo teatro romano de la ciudad y al otro el Castillo de Gibralfaro, al que está conectado.

Aunque estar conectada a este lugar o a la ciudad misma no es lo que la hace destacar. Esta fortificación destaca porque cuenta con un sistema defensivo único: está formada por tres muros concéntricos. Es decir, es algo así como tres recintos, uno dentro del otro, que le otorgan un carácter militar súper seguro. Y esto la caracteriza frente al resto de construcciones musulmanas que encontramos repartidas por todo el país.

La Alcazaba de Málaga
La Alcazaba de Málaga

Por otro lado, y ahora que hablamos de cómo está construida… ¿sabes que es un conjunto de edificios súper irregular por estar levantado sobre el monte de Gibralfaro? Aunque al final consiguieron que tuviese dos plantas diferenciadas; la de arriba es la zona más noble.

Aunque has de saber que la alcazaba que hoy se puede visitar no es la misma que se construyó al principio. Bueno, sí que lo es, pero reconstruida. Porque si no lo sabías, la alcazaba de Málaga sufrió un terremoto en 1680, bombardeos durante la Guerra de los Nueve Años etc. En definitiva, una serie de sucesos que la fueron deteriorando y que llevaron a su restauración en los años 30.

Según dicen hoy en día no ocupa ni la mitad del espacio que ocupaba entonces. Pero pese a eso tiene más de 3000 metros de construcciones civiles y otros tantos de construcciones militares. Y entre todas esas construcciones se encuentran una plaza de armas que antiguamente fue un barrio de la ciudad, un pozo llamado ‘Airón’ que se usaba para suministrarle agua al palacio, un pasillo cerrado al público en el que se puede ver cómo eran las mazmorras y otro pasillo que, en caso de invasión, permitiría al gobernante escapar sin tener que cruzar toda Málaga. ¿Lo sabías?

Pero lo cierto es que todo esto podrás conocerlo mejor tú mismo si decides visitar la ciudadela. Así que como último dato que quizá no conozcas, te diré que puedes visitar la alcazaba de Málaga todos los días por unos 2€. Eso siempre que no vayas un domingo por la tarde, que entonces es gratis.

 

 

 

Autor entrada: Judith G. Noé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *