Arco de Pals

Pals, un bonito pueblo medieval de Girona

Son unos cuántos los pueblos medievales que encontramos por Cataluña, en concreto en la provincia de Girona. Pero en este artículo vamos a centrarnos en uno de ellos: Pals. Hablamos de un pueblo que cuenta con una parte nueva y un casco histórico que es el que atrae a los turistas. No es para menos, claro, pues ya desde lejos destacan su muralla, la Torre de les Hores y sus colores.

Si es a eso a lo que nos referimos, a los colores, debes saber que destacan el ocre y el dorado. Son éstos los que relucen en la piedra arenisca de las fachadas. Unas fachadas que pertenecen a unas edificaciones que te trasladan a la época medieval. Entre ellas, podemos destacar la iglesia y el castillo, además de la Torre de les Hores o Torre del Homenaje que antes hemos nombrado.

Pals
Pals

Torre del Homenaje: el edificio más importante de Pals

Y hablando de la Torre de les Hores hemos de decir que es el edificio más importante de Pals. Cuenta con 15 metros de altitud y 7 metros de diámetro, pues tiene planta circular. Además, debes saber que se encuentra anclada a la roca y que antiguamente formaba parte del castillo de Pals. El castillo se levantó en el S. IX pero quedó destruido por una guerra. Sus piedras, entonces, se utilizaron para construir la Iglesia de Sant Pere y las murallas. Lo única parte que sobrevivió de este castillo fue la Torre del Homenaje, del S. XII.

Como decía antes, esta torre puede verse incluso desde otras localidades y es bonito acortar distancias para contemplar desde más cerca. Pero además, también es muy recomendable subir hasta arriba, donde colocaron un campanario. Es posible que necesites varios minutos para llegar arriba puesto que sus muchos escalones te harán parar a reponer oxígeno. Y también es posible que suenen las campanas cuando estés arriba y hagan sufrir a tus oídos. Pero merece la pena porque las vistas son muy chulas: se ve el Empordà con las montañas del Montgrí al fondo.

Vistas desde la Torre del Homenaje
Vistas desde la Torre del Homenaje

Pals y su arquitectura

Pero dejemos la Torre del Homenaje a un lado para seguir recorriendo Pals. Y es que además de esto, también te gustará ver la Plaza Mayor, las tumbas visigóticas o las murallas desde el interior. Aunque por supuesto, y como ocurre siempre con este tipo de pueblos, lo mejor que puedes hacer para descubrir Pals es caminar. Callejear sin rumbo por su entramado de calles, descubriendo rincones escondidos que esperan ser visitados. Y es que es de esta manera cuando te puedes encontrar con una fachada que llame más tu atención que el resto dada su decoración o con un detalle en principio insignificante pero que para ti destaque por alguna razón.

Para los amantes de la historia o la arquitectura, sobre todo, el paseo será todavía más interesante. Y es que caminando por Pals podrás ver edificios románicos, góticos y barrocos. También bóvedas, arcos o ventanas esculpidos en otra de las protagonistas del lugar: la piedra. Aunque lo mejor que puedes hacer para saber todo lo que esconde Pals realmente es preparar una escapada. Sin duda, dedicarle un par de horas a Pals merece la pena.

 

Autor entrada: Judith G. Noé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *