Parco della Rocca, Bérgamo

Paseando por la Bérgamo alta y bonita

Milán tiene tres aeropuertos y uno de ellos está en la ciudad de Bérgamo. Por eso, sería un mal plan no decidir visitar, al menos, su parte alta. Sí, Bérgamo se divide en dos: Bérgamo alta y Bérgamo baja. Y es la alta, la medieval, la bonita, la que enamora. Y la que merece un viaje por ella misma, sin necesidad de ver ningún lugar más.

Dada su situación en el mapa, Bérgamo es propensa a la niebla. Pero pese a ello es una ciudad preciosa que merece muchísimo la pena visitar. El punto de partida puede ser, por ejemplo, la Porta San Giacomo; de hecho se pasa por ahí con el autobús que te lleva a esta zona de la ciudad. Como monumento en sí no es gran cosa, pero desde ahí hay unas vistas increíbles. Incluso aunque haya niebla y no se pueda ver a mucha distancia. Además es la puerta de acceso a la Mura Venette, un paso por una muralla que ofrece las mismas impresionantes vistas.

Desde ahí se puede ir hasta el Duomo de Bérgamo y la Capilla Colleoni pasando por los Palazzo Terzi y Palazzo Scotti. Si no estás pendiente puede que incluso pases de largo, pero si vas con tu gps no está de más que te pares un segundo a contemplarlos. El Duomo es un edificio dedicado a San Alejandro, el patrón de la ciudad. Y la Capilla Colleoni es realmente preciosa. Se construyó entre 1472 y 1476 como mausoleo para Bartolomeo Colleoni y su hija, miembros de una de las familias más importantes de la ciudad. Y su decoración se basa en figuras en forma de rombo hechas de mármol que mezclan los colores blanco, rojo y negro. Es imposible no quedarse unos cuantos minutos admirándola.

Capilla Colleoni, Bérgamo
Capilla Colleoni, Bérgamo

Ahí mismo están la Torre Cívica y la Piazza Vecchia. Desde el segundo de los sitios, la plaza más importante de Bérgamo, se pueden sacar fotos del primero en su totalidad. Aunque lo cierto es que en ocasiones cuesta un poco, dados sus 52 metros de altitud. Si lo prefieres, entonces puedes subir a lo alto de la torre, también llamada Campanone, y disfrutar de la panorámica de la ciudad. De hecho es el único punto desde el que se pueden ver la Piazza Vecchia y la Piazza del Duomo a la vez.

El día que nosotros fuimos, a finales de octubre, tuvimos la suerte de poder pasear por el mercado de los quesos que habían montado en esta plaza. Había muchísimos puestecitos con muchísimos quesos que te dejaban probar… y he de decir que algunos eran extremadamente raros y otros sabían de igual manera. Pero algunos estaban buenísimos y, de no ser por el precio, habría comprado un poquito de cada uno.

Mercado de los quesos, Bérgamo
Mercado de los quesos, Bérgamo

Para acabar y tras pasar por la Fontana de Santa Eulalia, puedes dirigirte al Parco della Rocca e Fauna, un parque grande y bello al que con un poco de suerte llegarás a una hora a la que la niebla ya se haya ido. Sobre todo si el recorrido lo has empezado a primera hora de la mañana. Allí te encontrarás con ventanales de piedra desde los que admirar la ciudad a tus pies, tanques y otros elementos de guerra y paseos arbolados, entre otras cosas. Es muy bonito, así que es el lugar perfecto para poner el punto y final a la visita a Bérgamo alta.

Parco della Rocca, Bérgamo
Parco della Rocca, Bérgamo
Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

2 thoughts on “Paseando por la Bérgamo alta y bonita

    Lourdes & Vincent

    (8 diciembre, 2017 - 11:17 am)

    Muy buen post Jud. A mi no me gusta el queso (una pena) pero Vincent lo hubiese flipado en el mercado de los quesos. La próxima vez que vayamos por Milan … aprovecharemos para visitar esta ciudad! Un abrazo

      Judith G. Noé

      (8 diciembre, 2017 - 3:12 pm)

      Sí, yo os la recomiendo! Y para gustos los colores… a mí no me gusta el chocolate jajaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *