Qué ver en Manchester en un día

Hace un par de semanas, como bien debéis saber, me fui de viaje a Manchester y Leeds. La verdad es que nunca suele importarme el destino, porque sea el que sea me parece perfecto porque supone conocer mundo. Pero esta vez me importaba incluso menos que en otras ocasiones: Lo importante era que iba a disfrutar otra vez de Bruno Mars en directo, que por cierto fueron dos noches seguidas en vez de una como teníamos previsto y fueron espectaculares como la de Barcelona. Así que aunque había escuchado de varias personas que Manchester es una ciudad pequeña y fea –¡Qué engañada me tenían!–, no me importó demasiado. Además, a mí siempre me había llamado mucho la atención por el fútbol y había soñado durante mucho tiempo con pisar Old Trafford.

Mientras llevábamos a cabo nuestros planes frikis recorrimos la ciudad y vimos muchas de las atracciones turísticas que tiene, porque sí que tenían razón en que es una ciudad pequeña y puedes ir a pie de punta a punta. Pero entre conciertos y planes frikis dedicamos unas cuantas horas a visitarla bien y qué queréis que os diga… a mí me gustó.

Comenzamos la ruta en los Piccadilly Gardens, que quedaban justo al lado de nuestro hotel y nos vinieron perfectos para sentarnos a hacer un picnic junto a las cientos de personas que, para no perder la costumbre inglesa, estaban tiradas sobre el césped. Después nos dirigimos a los Sackville Gardens, que aunque era un parque chiquitito tenía una estatua en memoria de Alan Turing y un monumento un poco extraño que hablaba de algo relacionado con los gays o algo así que no entendimos mucho. Y es que este parque está en la Gay Village, un barrio en el que hay un montón de banderas y bares para el colectivo gay. ¡Nos encantó!

Continuamos bajando por el lado de un canal hasta encontrarnos con edificios como el Palace Theatre o el O2 Ritz Manchester y después llegamos hasta la Deansgate, la calle más larga de la ciudad. Desde allí podíamos haber cogido un autobús que nos llevase hasta Old Trafford, pero no teníamos mucho tiempo así que tendré que seguir soñando con pisar ese estadio.

Continuamos la ruta hasta llegar al barrio de Castelfield y ver la Torre Beetham, el edificio más alto de Manchester. Después tuvo que pasar un buen rato hasta que lo perdimos de vista. ¡Se veía desde un montón de lados! Caminamos por la orilla del Bridgewater Canal y llegamos hasta el Castelfield Urban Heritage Park. Este último parque lo descubrí mirando Google Maps y la verdad es que fue un gran acierto añadirlo al itinerario, porque su historia se remonta al año 79 DC, cuando los soldados romanos construyeron allí un fuerte.

vv-min
Castelfield Urban Heritage Park

Estuvimos un buen rato allí leyendo los carteles explicativos y sacando fotos y después continuamos caminando por Deansgate hasta llegar a la biblioteca John Rylands. Tuvimos que conformarnos con ver su fachada, que nos pareció súper bonita, porque cuando llegamos ya estaba cerrada. Pero de todas formas verla aunque fuese desde fuera mereció la pena.

La siguiente parada era lo que más ganas tenía de ver de la ciudad: El Manchester City Council. Siempre que buscaba algo sobre Manchester me encontraba con una foto de su ayuntamiento y el edificio me parecía precioso. Y precioso me pareció cuando lo tuve delante de mí. Está en una plaza triangular y grande en la que hay otros monumentos como el Albert Memorial, pero sin duda lo que te deja sin palabras es el ayuntamiento, que está considerado uno de las mejores representaciones de arquitectura neogótica a nivel mundial.

ayuntamiento-min
Manchester City Council

Después nos fuimos a Chinatown, que desde el momento en que supimos de su existencia también se convirtió en otro de nuestros imprescindibles. Es un barrio chiquitito en el que hay un par de calles con restaurantes y tiendas chinas y en el que destaca su arco lleno de símbolos y colores relacionados con su cultura. He leído muchas críticas negativas, pero mi opinión no es para nada parecida.

china-min
Chinatown

Desde aquí nos encaminamos hacia The Printworks, un edificio en el que hay cines, pubs y restaurantes y en el que había una pantalla gigante en la que cada dos minutos aparecía una foto de Bruno Mars para recordarnos que nos quedaba poco rato hasta tener que ir en busca de una entrada de reventa que en ese momento no teníamos intención de comprar. Eso sí, antes pasamos por la Exchange Square y nos sacamos una foto con una casita que había detrás y parecía estar hecha de chocolate a lo Hansel y Gretel.

Al lado estaba la Catedral de Manchester, una iglesia medieval que no es demasiado grande pero que me dio para sacarle muchas fotos. Y finalmente pasamos por la puerta del National Football Museum, al que me habría encantado poder entrar, y jugamos un rato en los cacharros del parque de al lado. Era súper divertido, porque los típicos caballitos que van hacia adelante y hacia atrás tenían forma de pelota de fútbol y todos los demás juguetes también estaban relacionados con este deporte.

Como veis, Manchester es una ciudad chiquitita que se ve perfectamente en unas cuantas horas. Así que un día entero da más que de sobras para ver todo lo que nosotras nos dejamos: el estadio del Manchester, la visita a la biblioteca o entrar a algunos museos. En eso sí que tenían razón todas las personas a las que había leído o escuchado. Pero a mí no me pareció una ciudad fea, porque como os he dicho hubo bastantes cosas que me gustaron. Eso sí, me pareció más pueblo que ciudad porque podías cruzar las calles por donde querías e incluso caminar por la carretera. Y lo negativo… es que había muchísimas personas durmiendo en la calle y eso a una ciudad le quita alegría y le da un aire de tristeza.

Autor entrada: Judith G. Noé

11 thoughts on “Qué ver en Manchester en un día

    Entre suspiros y un café

    (19 Mayo, 2017 - 6:08 pm)

    Un destino que tengo pendiente en mi lista de viajes.

    Me alegra que disfrutaras, ahora a pensar en el siguiente 😉

    ¡Feliz finde!

      Judith G. Noé

      (19 Mayo, 2017 - 8:45 pm)

      Eso mismo estaba haciendo hace un rato, ¡preparar las vacaciones de verano! Feliz finde para ti también y gracias por leerme y comentar 🙂

    Janis Martínez M

    (20 Mayo, 2017 - 7:07 am)

    ¡Hola! Pues sí que recorriste muchos lugares. Entiendo lo que dices cuando señalas el detalle de las personas durmiendo en la calle. La misma experiencia me llevé la segunda vez que fui a São Paulo. En ese viaje, hice un recorrido por el centro histórico de la ciudad y, ciertamente, las personas en ese estado eran parte del paisaje. Era una imagen fuerte, dado que, a sus alrededores, la vida “moderna” seguía. Gente yendo y viniendo de sus trabajos, de hacer compras, etc.

    Espero poder visitar Manchester algún día. ¡Un abrazo!

      Judith G. Noé

      (20 Mayo, 2017 - 1:42 pm)

      Sí, es exactamente eso lo que percibí… es como que esas personas están allí y la vida pasa a su alrededor. No sé, da pena. Quizá cuando ves a una persona no te da la misma sensación, pero cuando es tantísima gente… Muchas gracias por leerme y por tu comentario!

    Janis Martínez M

    (21 Mayo, 2017 - 7:15 am)

    Abrazos 😉

    Alize

    (22 Mayo, 2017 - 8:51 pm)

    ¡Bruno Mars otra vez! ¡Qué envidiaaaaaa! 😉
    Me queda tanto Reino Unido por conocer…
    ¡Besotes!

      Judith G. Noé

      (22 Mayo, 2017 - 9:10 pm)

      La pena es que ya se acaba la gira Europea y el poco dinero que tengo no me da para perseguirlo por el resto de continentes jajaja Reino Unido es precioso, no acabaríamos nunca de visitarlo. Gracias por leerme y por tu comentario, Alize!:)

    María Fernanda

    (24 Mayo, 2017 - 10:52 pm)

    Que belleza!! Espero algún día poder ir! <3

    Aida y Esther

    (3 Junio, 2017 - 12:29 pm)

    Increible, espero poder ir algun dia!!

      Judith G. Noé

      (3 Junio, 2017 - 2:52 pm)

      La verdad es que es una ciudad muy chula para pasar allí ni que sea dos días. Gracias por leerme y por comentar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *