Cala Pola de Tossa de Mar

Tossa de Mar, paraíso de calas con pasado medieval

Tossa de Mar es un pueblo que en sus inicios habitaban sobre todo pescadores y que a día de hoy se ha convertido en uno de los lugares más conocidos de la Costa Brava. Y no es de extrañar, ya que cuenta con numerosas playas y calas súper bonitas y también con mucha historia que se remonta tanto a la época de los romanos como a la época medieval. No ha sido hasta el verano de 2017 cuando he ido conociendo parte de esta historia y por tanto cuando he podido verla con otros ojos. Esto es lo que he aprendido y lo que hice cuando la visité:

Muchas de las calas de Tossa de Mar son ideales para hacer snorkel porque sus aguas son claras y tranquilas. Así que hacer snorkel es una de las cosas que nos llevó hasta allí, pero también conocer lo que fue su castillo. Pero Tossa de Mar tiene otros lugares de interés algo menos conocidos como la Capilla de la Virgen del Socorro. Se trata de una pequeña iglesia de la época medieval que ha sufrido algunas remodelaciones a lo largo de los años. Es sencilla y de color blanco y, según dicen, la mandó construir el marinero Antoni Caixa para agradecerle a esta virgen haberlo salvado de un naufragio.

A pocas calles está el paseo marítimo, que permite ver a pocos metros el recinto amurallado de la Vila Vella. Considerado el emblema de Tossa de Mar, esta fortificación medieval fue declarada monumento histórico-artístico nacional en 1931. Y es algo normal, ya que hoy en día es la única población medieval fortificada que queda en pie en la costa de Cataluña. Comenzó a construirte en el s. XIII y todavía hoy mantiene casi todo el perímetro que tenía entonces.

Aunque esta villa medieval tiene cuatro torreones y tres torres con forma cilíndrica, las más conocidas son la torre d’en Joanàs, la torre de las Horas y la torre de es Codolar. La primera de ellas es la que preside el recinto y mira hacia la Platja Gran (playa grande) luciendo la mayoría del tiempo una bandera catalana que ondea con el viento. La segunda de las torres citadas se sitúa en la entrada al patio de armas y la tercera preside la playa de es Codolar.

Como decía en párrafos anteriores, hace años había un castillo en el interior de las murallas. Se situaba en la parte más alta y hoy lo sustituye un faro. Pero aunque no haya castillo es súper chulo pasear por las callejuelas de piedra y contemplar las bonitas vistas al mar o a la Platja Gran desde cierta altura. Además, durante el paseo te encuentras con algún portal de piedra que lo hace todo todavía más bonito, porque son una especie de ventanas al mar. Lo que como se encuentra en alto y despejado, es posible que como nos pasó a nosotros te encuentres con un día de muchísimo viento y el paseo sea algo incómodo.

Vistas desde la Vila Vella de Tossa de Mar
Vistas desde la Vila Vella de Tossa de Mar

Una vez vista la Villa Medieval ya pudimos dar paso a la siguiente de las visitas: una cala bonita en la que practicar snorkel. De entre las 14 playas y calas de Tossa la elegida fue la Cala Pola, porque mientras íbamos por la carretera vimos que tenía bastante arena. Bastante arena y bastante gente, todo hay que decirlo; es lo malo de los lugares tan turísticos como Tossa de Mar… que a veces tienes que vivir momentos incómodos para conseguir un lugar en el que colocar tu toalla.

Cala Pola de Tossa de Mar
Cala Pola de Tossa de Mar

Para llegar a esta playa se debe dejar el coche en un lado de la carretera y caminar unos minutos mientras se atraviesa un camping con sus tiendas de campaña y sus caravanas. Pero merece la pena porque Cala Pola es realmente bonita. Es pequeñita y se encuentra en una bahía. A lado y lado tiene pequeños acantilados de roca con mucha vegetación y todo ello forma uno de los paisajes más característicos de toda la costa de Girona: azul y verde en distintas tonalidades se mezclan para crear un paisaje precioso.

Créelo, te lo dice una persona que no es precisamente fan de la playa. Además en la Costa Brava no suele haber arena –que es lo que normalmente más molesta– sino piedrecitas pequeñas que no se te remeten por todo el cuerpo. No lo dudes, puedes pasar una tarde divertida en Cala Pola.

Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *