Calella de Palafrugell

Ruta de un día por la Costa Brava: Peratallada, Pals y Calella de Palafrugell

La Costa Brava de Girona es una de las zonas más bonitas de Cataluña. Cuenta con muchísimos pueblos que merecen la pena, tanto por sus playas como por su historia. Por eso, si lo que pretendes es conocer esta zona en profundidad vas a necesitar varios días. Pero para empezar, claro está, has de decidirte por algunos lugares. ¿No sabes qué punto de partida elegir? No te preocupes: aquí encontrarás una propuesta de ruta para un día por la Costa Brava.

Un día por la Costa Brava: Peratallada, primera parada

Para comenzar, puedes dirigirte hacia Peratallada. Sin lugar a dudas se trata de uno de los pueblos más bonitos de la Costa Brava. Es una joya medieval gracias a la que podrás hacer un viaje al pasado. Un ciudad amurallada con calles empedradas, fachadas de tonalidades ocres y doradas, enredaderas que decoran con verde o rosado las paredes. Y, por supuesto, edificios y plazas importantes que datan de varios siglos atrás en la historia.

Personalmente, Peratallada es uno de mis pueblos favoritos de la Costa Brava. Y aunque está bien conocer lugares de interés como el castillo o la Plaza de las Bóvedas, lo que más me gustó fue recorrer sus calles y fijarme en todos los detalles. Es un pueblo en el que perderse, porque solo así conseguirás trasladarte de verdad a la Edad Media. Si quieres conocer más sobre Peratallada, tienes un artículo al completo sobre este lugar.

Un día por la Costa Brava: Peratallada
Calles de Peratallada

Un día por la Costa Brava: Pals, segunda parada

Muy cerca de allí queda otro bonito pueblo medieval en el cual puedes continuar con tu ruta de un día por la Costa Brava. Se trata de Pals, que quizá no es tan turístico como Peratallada pero también merece la pena. Tal y como te conté en el artículo completo que dediqué a Pals, es su parte histórica la que atrae a los visitantes. Y es que es allí donde podrás ver edificios con fachadas de piedra arenisca, arcos, enredaderas y edificios medievales.

Pero además de esto también cuenta con edificios en concreto que merecen una visita. Así pues, no puedes perderte la iglesia, el castillo o la Torre del Homenaje, de 15 metros de altitud y con unas vistas muy chulas desde arriba.

Un día por la Costa Brava: Pals
Pals

Un día por la Costa Brava: Calella de Palafrugell, tercera parada

Para finalizar el día te propongo una visita a Calella de Palafrugell. En esta ocasión dejamos atrás los viajes a la Edad Media para conocer un antiguo pueblo pesquero encantador. Casitas blancas, pequeñas calas consecutivas a lo largo de la costa y barquitas que le dan un aire pintoresco.

Sin duda, este pueblo tan acogedor es un buen punto para terminar la ruta de un día por la Costa Brava. Puedes dedicar varias horas a recorrer toda la costa, desde el Castell-Cap Roig hasta Llafranch o puedes acortar la distancia y hacer solamente parte del camino. Sea como sea, verás que te resulta muy agradable.

Un día por la Costa Brava: Calella de Palafrugell, Costa Brava
Calella de Palafrugell, Costa Brava

 

 

Autor entrada: Judith G. Noé

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *