Necrópolis romana en la plaça de la Vila de Madrid

Una ruta por el Barri Gòtic y su historia

Barcelona es una ciudad grande y variada en la que podemos encontrar lugares modernos pero también otros que cuentan historias de hace muchos años. No hay mejor ejemplo de esto que el Barri Gòtic, el núcleo más antiguo de la ciudad cuya estructura se mantuvo casi intacta hasta el siglo XIX. Hoy en día, aunque no es exactamente como entonces, sigue explicando muchas cosas de una Barcelona que estaba amurallada. Y en este artículo voy a llevarte a hacer una ruta por allí.

El trayecto que te propongo comienza en Plaza Catalunya, la plaza más famosa, animada y céntrica de la ciudad. Desde aquí salen algunas de las calles o paseos más importantes de Barcelona como son el Passeig de Gràcia, la Calle Pelayo o la Rambla, la que hay que bajar para continuar con la ruta. Pronto te encontrarás a mano izquierda con la Calle de la Canuda y una vez gires, a pocos metros verás la Plaça de la Vila de Madrid.

Pese a estar en el centro de Barcelona yo no conocí esta plaza hasta que mi profesora de latín, cuando estudiaba bachillerato, nos llevó de excursión. Se trata de una plaza en la que a un nivel inferior, aunque con vistas desde la calle, se puede ver una necrópolis que data de entre los siglos I y III. En hileras se sitúan las tumbas de unas setenta personas, que se cree que eran de clase media o baja porque esa plaza se encontraba a las afueras de las murallas. Precisamente eso es lo que nos muestra ese descubrimiento que se hizo cuando se quiso urbanizar la plaza: que los romanos situaban los cementerios a las afueras del recinto amurallado.

Después te propongo ir hasta la Plaça Nova, en la que te encontrarás con una recreación de un acueducto romano que introducía el agua en la ciudad y con la imponente Catedral de la Santa Cruz y Santa Eulalia. Se trata de una catedral de estilo neogótico que se construyó entre los siglos XIII y XV en el mismo sitio en el que anteriormente hubo una catedral románica. Es impresionante.

Acueducto romano en la Plaça Nova de Barcelona, en el Barri Gòtic
Acueducto romano en la Plaça Nova de Barcelona

En la misma Plaça Nova están los restos de la que era una de las cuatro entradas al interior de las murallas de Barcino, el Portal del Bisbe, y tras pasarlos estaréis en la Calle del Bisbe. Es muy bonita y está decorada con un montón de elementos de esa época, aunque lo que más llama la atención –o al menos a mí– es el puente neogótico que une el Palau de la Generalitat y la Casa dels Canonges.

En la Plaça de Garriga y Bachs, que encontrarás al poco de comenzar a andar por esa calle, desvíate por la Calle Montjüic del Bisbe hasta llegar a la Plaza de Sant Felip Neri. Una fuente redonda preside esta plaza, que está rodeada por la iglesia de Sant Felip Neri, un colegio y el Museo del Calzado. No tiene nada que ver con el pasado romano de la ciudad, pero merece la pena visitarla porque cuenta un poco mejor la historia del Barri Gòtic: sus paredes están agujereadas como consecuencia de las bombas que lanzaron durante la Guerra Civil, en 1938, y son el recuerdo de ese triste momento en el que murieron 42 personas, entre ellas muchos niños. Es una placita pequeña y escondida, por lo que seguramente la encontréis tranquila y silenciosa.

Paredes de la Plaza de Sant Felip Neri en el Barri Gòtic de Barcelona
Paredes de la Plaza de Sant Felip Neri

Desde aquí podéis acercaros hasta la Plaza del Rey, en la que está el Museo de Historia. Con la entrada al museo se visitan otros edificios de la plaza, así como yacimientos arqueológicos romanos que se encuentran por debajo de las calles. Después podéis ir hasta el número 10 de la Calle Paradís, donde están los restos del Templo de Augusto, el lugar más importante del antiguo foro romano. Hoy en día solo quedan cuatro columnas escondidas dentro de un patio medieval y es posible que si no estás atento hasta te lo saltes. Si quieres encontrarlo has de buscar una rueda de molino desgastada que se encuentra en la puerta de un palacio medieval; en su interior está el patio.

Columnas del Templo de Augusto de la Barcino romana
Columnas del Templo de Augusto de la Barcino romana

La Plaça Sant Jaume es el penúltimo lugar que te propongo en esta ruta. Durante la época romana fue el foro, el centro de reunión, y hoy en día es el lugar en el que se sitúa el ayuntamiento de Barcelona y una de las fachadas del Palau de la Generalitat. Ambos edificios se construyeron con estilo gótico, aunque el segundo de ellos tiene una fachada renacentista.

Finalmente, creo necesario que vayas hasta los números 7 y 9 de la calle Regomir, muy cerca de allí. Allí encontrarás los restos de unas termas romanas que se construyeron en el siglo I a las afueras de la puerta más importante para llegar al interior de las murallas: la puerta de Mar. Actualmente ambas cosas son visitables junto a diecisiete metros de muralla que se descubrieron cuando se reconstruyó el centro cívico Pati Llimona.

20-rincones-del-Barri-Gotic-de-Barcelona-Mas-Edimburgo-5
Termas romanas | Fuente: http://masedimburgo.com

La ruta que te he propuesta es cortita, ya que todas las cosas están cerca entre ellas. Así que una mañana te será suficiente para conocer este pedacito de historia de la Ciudad Condal o, mejor dicho, de Barcino.

Autor entrada: Judith G. Noé

2 thoughts on “Una ruta por el Barri Gòtic y su historia

    Alize

    (18 marzo, 2017 - 12:22 pm)

    No conozco Barcelona, pero tengo muchísimas ganas de hacerlo, todo el mundo dice que es preciosa… 🙂
    ¡Besotes!

      Judith G. Noé

      (18 marzo, 2017 - 5:40 pm)

      Lo es… yo te digo lo mismo jajaja Gracias por el comentario 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *