Mirador de Miramar de Montjuïc

Una ruta por Montjuïc

Montjuïc es una zona preciosa de Barcelona pero muy poco conocida para la mayoría de gente. Esconde mil lugares como miradores o jardines de los que pocos conocen su existencia. Montjuïc es una zona que, por si tienes dudas, yo no me canso de recorrer una y otra vez. Y en este artículo voy a proponerte una ruta para que la descubras bien.

Para llegar a los Jardines del Teatro griego, el punto en el que empieza la ruta que te propongo, la mejor parada de metro es Poble Sec. Estos jardines están a unos 600m de allí y se construyeron para la Exposición Internacional de Barcelona de 1929. De él destaca su anfiteatro –construido según el modelo griego–, su pérgola y su variada vegetación.

Si se sube por unas escaleras inspiradas en las de los jardines del Generalife, motivo por el que están rodeadas de cascadas, se puede llegar a los Jardines de Laribal. Cuentan con muchas terrazas, caminos, estanques y placitas y están conectados con los Jardines de La Font del Gat, que tienen una famosa fuente con el mismo nombre y ofrecen unas bonitas vistas de la ciudad.

Pegada a los Jardines de Laribal está la Fundación Miró, en la que hay cuadros, bocetos y otras obras del pintor Joan Miró. Es el tercer museo más visitado de Barcelona y, aunque yo no he entrado de mayor, recuerdo haberlo hecho hace muchos años porque es el típico sitio al que te llevan de excursión cuando estás en primaria.

Siguiendo la Avenida Miramar, la carretera principal, se pasa por la estación de funicular y por la piscina municipal. Más para adelante está la plaza de Carlos Ibáñez y un caminito que sigue hasta el mirador de Miramar. La primera vez que fui  me gustó tanto que en pocas semanas repetí. Y es que desde este mirador se pueden ver el mar y sitios tan conocidos como la Torre Agbar o la Sagrada Familia.

Justo ahí, además, está la Plaza de la Armada y un poco más adelante los Jardines de Mossèn Cinto Verdaguer, unos jardines muy bonitos desde los que disfrutar de grandes vistas de Barcelona.

Vistas de Barcelona desde la Plaza Carlos Ibáñez
Vistas desde la Plaza Carlos Ibáñez

Para continuar la ruta hay que retroceder hasta la Plaza de Carlos Ibáñez, pero en lugar de volver por la misma avenida por la que se ha llegado, se debe subir por la Carretera antigua de Montjuïc y girar hacia la izquierda por  la Carretera de Montjuïc. Así, se puede entrar desde abajo a los Jardines de Joan Brossa, unos jardines inmensos –situados en lo que antiguamente fue un parque de atracciones– con zonas boscosas y otras lúdicas que invitan a un rato de diversión. Continuando por la misma carretera están los Jardines del Mirador, que tienen una fuente de la que nacen varias cascadas y, de nuevo, unas vistas fabulosas de la Ciudad Condal.

Más adelante está el Castillo de Montjuïc, una antigua fortaleza militar que perteneció al ejército español pero que fue cedida al ayuntamiento de Barcelona. Igual que te he explicado de la Fundación Miró, en el castillo tampoco he entrado de mayor, pero me gustaría volver a entrar y recordar lo que vi hace tanto tiempo, porque estoy segura que lo que se ve desde fuera no es nada a comparación de lo que hay en su interior.

Caminando por la Carretera del castillo y girando hacia la izquierda en el Passeig del Migdia, se llega al Jardín Botánico de Barcelona. Es precioso y los domingos, creo que a partir de las 15:00h, es gratis. Rodeándolo y andando hacia la derecha por la calle Doctor i Font Quer se llega al Passeig Olímpic y con ello a la parte trasera del Palau Sant Jordi. En la parte delantera hay una amplia plaza desde la que disfrutar de la entrada principal del Palau, la Torre de comunicaciones y el Estadi Olímpic Lluis Companys. Este estadio fue construido en 1929 para la Exposición Internacional de Barcelona y ahora es utilizado para la celebración de eventos deportivos y conciertos.

Tras salir del recinto del Palau Sant Jordi –al que voy unas mil veces al año porque tiene un no sé qué que me encanta– están los Jardines de la Aclimatación. Son pequeñitos, pero no es raro ver a gente con una mantita tirada sobre el césped. Justo delante están los Jardines de Joan Maragall, éstos bastante más grandes, y también la entrada al Jardín Botánico Histórico de Barcelona. Este jardín, para mí, también tiene algo especial. Así que algunas de esas mil veces que subo al Palau Sant Jordi también aprovecho, entro al Jardín Botánico y doy una vuelta para ver su riachuelo y su montón de especies de plantas y árboles. Y en este artículo aprovecho para recomendártelo especialmente.

Continuando para abajo está el Museo Nacional de Arte de Catalunya o MNAC. No te voy a engañar, nunca he entrado, pero las vistas de Barcelona desde la puerta son increíbles. Siguiendo la ruta y tras bajar las escaleras mecánicas está la Plaza de las Cascadas, en la que como su nombre indica hay una cascada enorme y preciosa que deja justo detrás al MNAC. Después está la Plaza de Carles Buïgas y la Fuente mágica de Montjuïc. De día es muy bonita pero si es viernes o sábado y se te hace de noche, cuando se ilumina lo es mucho más. En realidad, desprende magia, así que tiene un nombre de lo más acertado.

Y ya para acabar se debe pasear por la Avenida Maria Cristina hasta llegar a Plaza España y sus torres, donde también está el recinto de la fira donde tienen lugar varios eventos y ferias al año. Allí se pueden coger autobuses o el metro para volver a casa, porque si haces la ruta entera no creo que tus pies quieran caminar mucho más. Eso sí, por muy cansado que estés, no dudarás en levantaros un día y volverla a empezar.

 

 

Autor entrada: Judith G. Noé

11 thoughts on “Una ruta por Montjuïc

    LoPérezRo

    (10 octubre, 2016 - 2:22 am)

    Que maravilla! Me lo apunto como ruta indispensable cuando vaya a Barcelona. Gracias Judith!! 🙂

      Judith G. Noé

      (10 octubre, 2016 - 9:08 am)

      Y si hubiese podido subir fotos de todo seguro que te habría gustado todavía más jajaja si te gusta la naturaleza y pasear por parques y jardines es que es una zona ideal! Gracias a ti por leerme, un beso 🙂

    Jacintº

    (19 noviembre, 2016 - 4:55 pm)

    Excelente reportaje, Judith! gracias por llevarme a pasear por esta ciudad que tanto amo… Saludos.

      Judith G. Noé

      (19 noviembre, 2016 - 7:27 pm)

      Muchísimas gracias por tus palabras. Me alegra saber que lo que escribo os traslada a los lugares de los que os hablo, porque al menos es lo que intento siempre. Gracias por leerme. Un saludo!

    Aida y Esther

    (3 junio, 2017 - 2:04 pm)

    Sin duda cuando haga un viajecito hacia alli hare la ruta.
    Gracias por la informacion, un saludo

      Judith G. Noé

      (3 junio, 2017 - 2:53 pm)

      Si es así tendrás cosas suficientes para disfrutar mucho de toda una tarde. Un abrazo!

    Una Chica del montón

    (3 junio, 2017 - 11:56 pm)

    ¡Muy buena entrada! Ya que una no puede viajar a esos lugares tan bonitos al menos me hago una ligera idea de ellos,que suerte poder visitarlos en tu tierra 🙂

      Judith G. Noé

      (4 junio, 2017 - 1:10 am)

      Quién sabe, quizá algún día puedes venir y visitarlos, no? 🙂 Gracias por leerme y por tu comentario, un abrazo!

    Luz

    (29 enero, 2018 - 11:30 am)

    He venido directa tras leer el artículo sobre los miradores, ¡y no me ha podido encantar más este lugar! Montjuic parece no sólo un lugar precioso, pero con muchas cosas que hacer. Aunque siempre estamos super atraídos por los miradores, la verdad es que ese museo no me lo voy a perder en mi próxima visita a Barcelona, me falta en mi lista. La fuente mágica era uno de nuestros lugares favoritos de Barcelona, pero ahora iremos más allá para conocer todo Montjuic. Buen reportaje, un saludo Jud 🙂

      Judith G. Noé

      (29 enero, 2018 - 8:25 pm)

      Montjuïc es perfecto para perderse toda una tarde (si es de primavera todavía mejor). Tiene muchísimos sitios bonitos para ver, entre ellos miradores que te encantarán! :p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *