Villa Borghese, un imprescindible olvidado de Roma

En el artículo que aquí empieza quiero descubrirte un solo sitio. Eso sí, un sitio que tiene mucho por ver. Quiero llevarte hasta Roma y en concreto hasta el parque de Villa Borghese, el que puede considerarse el pulmón de la ciudad.

Villa Borghese, que para muchos es un sitio al que ir “si sobra tiempo”, para mí es un imprescindible de la capital italiana. Está abierto al público desde 1903 y tiene una extensión de 80 hectáreas. Es enorme, así que al menos a mí me resultó imposible verlo entero. Pero tras sentarnos a hacer un picnic le dedicamos unas cuantas horas después de comer.

Hay quien lo compara con Hyde Park y Central Park y a mí, incluso, en algún momento se me dio un aire con El Retiro de Madrid. Pero Villa Borghese, además de mucho césped, plantas y árboles, tiene muchas muestras del arte romano.

Villa Borghese, Roma
Villa Borghese

El parque cuenta con un montón de edificios, monumentos, fuentes y esculturas de distintos artistas y épocas. Por ejemplo destacan el Reloj de Agua de Pincio, que muestra la ingeniería del siglo XIX; la Fontana dei Cavalli Marini; la Fontana del Fiocco o el Silvano Toti Globe Theatre, una imitación del teatro Shakespeare’s Globe Theatre de Londres.

En cuanto a los jardines, algunos de los más importantes son el Giardino Piazzale Scipione Borghese, el Giardini Segreti o el Giardino del Lago, que tiene en medio un lago artificial. Además, dentro del parque está el zoo de Roma y también hay varios museos, de entre los cuales destaca la Galería Borghese.

Nosotros entramos al parque desde unas escaleras que suben desde la Piazza del Popolo, así que la zona que mejor conocimos es la de Pincio. En esa área hay jardines del siglo XIX –y muchas estatuas a las que les falta la cabeza–, un tiovivo para los más peques y una terraza que, junto a la puerta de Trinità dei Monti, nos regaló unas vistas más que increíbles de Roma.

Está claro que si se está en Roma uno o dos días, lo primero que se va a colocar en la lista de sitios que visitar son el Colisseo, el foro romano o el Vaticano. En mi caso fue un viaje de tres días y aunque podríamos haber ido más relajados si hubiésemos descartado algunos sitios como por ejemplo éste, optamos por visitarlos. Las opciones eran tener un dolor de piernas casi inaguantable o perdernos sitios inmejorables. Elegimos la primera y, os lo aseguro, acertamos.

 

Autor entrada: Judith G. Noé

5 thoughts on “Villa Borghese, un imprescindible olvidado de Roma

    entreletrasypinceles

    (13 octubre, 2016 - 12:45 pm)

    Me lo perdí cuando estuve en Roma, pero si vuelvo, seguro que iré. Muy interesante post. Saludos.

      Judith G. Noé

      (13 octubre, 2016 - 2:42 pm)

      Y podrás verlo incluso con más tranquilidad que si fueses a Roma por primera vez. Gracias por tu comentario, un beso!

    miventanavirtual

    (13 octubre, 2016 - 2:59 pm)

    unas vistas espectaculares! muy recomendables.Tienes mucha razón.

      Judith G. Noé

      (13 octubre, 2016 - 3:13 pm)

      Sí, de esas que no se olvidan y cuando fui me pilló por sorpresa porque no sabía que había miradores jajaja Gracias por tu comentario!

    […] dije que contaría cómo fue mi viaje a Roma cuando escribí sobre Villa Borghese, he decidido que antes de eso he de hablaros de como mínimo un sitio más –y no descarto que, en […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *