Foro romano de Roma

Viviendo al máximo Roma en 4 días (I)

Roma es una ciudad que se puede y se debe recorrer a pie, porque aunque es grande y tienes que caminar mucho, está llena de sitios que merecen una parada para ser visitados. Poco a poco te he ido hablando de algunos de ellos, de los que a mi parecer tienen más encanto o de los 5 que no puedes perderte por nada del mundo. Pero aun así, todavía no te he contado cómo organizamos los cuatro días que mis amigos y yo pasamos allí y cómo fue nuestro viaje. Así, en este artículo voy a contarte una parte de todo lo que puedes ver en una visita de cuatro días a la capital italiana para pasarlo tan bien y conocerla tanto como lo hicimos nosotros. El itinerario es largo, así que la segunda parte te la cuento en un segundo post.

Día 1:

Llegamos a Roma un jueves temprano y, después de ir hasta el hotel a dejar las maletas, salimos dispuestos a comenzar la aventura. Pasamos por la Piazza Vittorio Emanuele II porque nos quedaba cerca del hotel y nos venía de camino y después por el Parco del Colle Oppio. Este segundo nos decepcionó un poco porque, por lo grande que era, creíamos que sería más bonito de lo que en realidad es: no tiene nada. Pero el disgusto se nos pasó cuando desde uno de los extremos nos encontramos de frente el Colisseo que tantas veces habíamos visto en fotos. Eso sí que merecía mucho la pena; era incluso más bonito de lo que esperábamos. Sacamos las fotos pertinentes y después nos dispusimos a buscar algún local en el que comer por las calles de sus alrededores.

Una vez terminamos nuestras focaccias volvimos al Colisseo, pero esta vez lo bordeamos y vimos también el lado principal, en el que se encuentra el Arco di Constantino. Todo es precioso, sin más. Después compramos las entradas para visitarlo, que también sirven para acceder al Foro y al Palatino. Y fueron esas dos cosas a las que le dedicamos parte de la tarde.

Colisseo de Roma
Colisseo de Roma

El Foro romano es el lugar en el que antiguamente se desarrollaba toda la vida de la ciudad: desde la política hasta el culto a los dioses pasando por la vida social. Es enorme y dentro de él, además de disfrutar de unas ruinas más que bonitas, se pueden ver lugares tan diversos como los arcos de triunfo, el Tempio di Antonino e Faustina, la Curia romana en la que se reunía el senado, el Musei Capitolini o el Campidoglio. Caminando se llega directamente hasta la colina del Palatino, en la que están las ruinas de la residencia imperial o el Museo Palatino.

Una vez lo vimos y encontramos la salida nos sentamos a reponernos en un escalón frente al Colisseo; el dolor de pies y el sueño –porque habíamos cogido un avión a las seis de la mañana y yo había ido al aeropuerto sin dormir– no disminuyeron, pero oye, las vistas al menos eran muy chulas.

Pero poco nos duró el descanso, porque todavía quedaban bastantes cosas que ver ese día. Así, nos levantamos y, aguantando como pudimos lo mucho que nos pesaban las piernas, pusimos rumbo a los foros imperiales: el Foro di Nerva, el Foro di Augusto y Foro Traiano, que son ampliaciones del foro romano. Son mucho más chiquititos y menos impresionantes, pero no por eso se tienen que dejar de visitar. Hicimos varias fotos y nos fotografiamos a nosotros junto a la Colonna Traiana y después caminamos hasta la Piazza Venezia. Después de verla y ver también la Piazza di S. Marco dimos por finalizada la ruta del primer día y volvimos al hotel… hasta el que nos quedaban unos largos cuarenta y cinco minutos a pie para llegar.

Día 2:

La mañana siguiente la comenzamos subiéndonos a un tren que nos llevó hasta el barrio del Trastevere. Un barrio que, como ya te conté en su momento, es pintoresco, bonito y diferente. Tras caminar sin rumbo por sus calles continuamos la ruta, cuya siguiente parada era la Isla Tiberina. Se trata de una pequeña isla situada en medio del río Tiber en la que hay un hospital, una iglesia y sitios para salir por la noche. De aquí fuimos hasta el barrio judío y tras buscar un restaurante barato –porque no fuimos capaces de encontrar el que teníamos apuntado– y comernos unos macarrones que, para que engañarnos, no eran nada del otro mundo… nos dispusimos a explorarlo. Paseamos por sus calles pensando en la historia de ese ghetto y vimos lugares como el Teatro Marcello o la fuente de las tortugas, que data del año 1500.

La siguiente parada del día fue la Fontana de Trevi, considerada una de las fuentes más bonitas del mundo y por tanto uno de los mayores atractivos turísticos de la ciudad. Tanto que, como imagino que le pasa a todo aquél que se acerca allí, nos costó muchísimo encontrar un hueco en el que sentarnos. Pero eso sí, una vez estuvimos en buena posición frente a esa fuente de 26 metros de altura no dudamos en coger una moneda y lanzarla dentro del agua… dicen que si la tiras de espaldas con la mano derecha y por encima de tu hombro izquierdo, vuelves la capital italiana. La pregunta es… ¿la lancé bien? ¡Pues no lo sé!

Fontana de Trevi de Roma
Fontana de Trevi

Tras esto y después de comprar algunos souvenirs por las tiendecitas de alrededor caminamos hasta la última parada del día: la Piazza di Spagna. Cuando fuimos nos encontramos con que la famosa escalinata que te permite ver la ciudad desde las alturas estaba en obras, pero la verdad es que no nos pareció un problema. Y no nos lo pareció porque subimos la escalinata de Trinità dei Monti y, después de presenciar una misa dentro de la iglesia, salimos y nos encontramos con una vistas increíbles de Roma de noche toda iluminada. Unas vistas preciosas que sirvieron de punto y final para el segundo día en tierras italianas.

Iglesia Trinità dei Monti de Roma
Iglesia Trinità dei Monti

Si quieres saber cómo siguió nuestro viaje y lo que se puede visitar en un tercer y cuarto día en Roma, lee la segunda parte que está enlazada más arriba. ¿Qué te ha parecido la primera parte de la aventura?

Rincones secretos de las capitales europeas, de Viajando con Jud

¿Te ha gustado el post? Únete a Viajando con Jud y llévate GRATIS el eBook "Rincones secretos de las capitales europeas"

Gracias por suscribirte

Autor entrada: Judith G. Noé

10 thoughts on “Viviendo al máximo Roma en 4 días (I)

    unitedthoughtsoftam

    (29 junio, 2017 - 11:30 am)

    ¡Qué ganas de ir a Roma! Me ha encantado el post
    https://unitedthoughtsoftam.wordpress.com/2017/06/29/10-things-to-do-in-milano/

      Judith G. Noé

      (29 junio, 2017 - 1:48 pm)

      Muchas gracias! La verdad es que es una ciudad súper bonita! 🙂

    Lourdes & Vincent

    (29 junio, 2017 - 2:29 pm)

    Nos encanta Roma! Nosotros estuvimos un día menos, tres para ser concretos, y estamos de acuerdo contigo en que como mejor se conoce la ciudad es andando. Acabas con los pies ardiendo pero merece la pena! Hicimos una ruta similar a la vuestra y nos encanto! Roma es fabulosa! Gracias por el post Jud! Un abrazo

      Judith G. Noé

      (29 junio, 2017 - 3:21 pm)

      Es que tiene tanto para visitar que si fueses en metro o autobús te perderías la mitad, ¿verdad? Gracias a ti, o a vosotros, por leerme 🙂

    Pepa Muñoz

    (29 junio, 2017 - 8:02 pm)

    Roma!!! Que caos más bonito! A mí me recordaban los coches a la película Sor Citroen!
    La ciudad me correspondió con 40 grados y aún así pude recorrerla casi al completo.Me quedo con el Trastevere y caminar por las noches entre sus calles.

      Judith G. Noé

      (29 junio, 2017 - 8:49 pm)

      El Trastevere a mi también me gustó mucho, aunque yo lo vi con el fresquito de febrero jajaja Gracias por leerme y por tu comentario, Pepa 🙂

    Alize

    (1 julio, 2017 - 12:52 pm)

    ¡Mi ciudad europea favorita! Yo estuve siete días y no me dio tiempo a verlo todo, por lo menos todo lo que quería ver. Lo más conocido e importante sí lo vi… Bueno, me sirve como excusa para volver 🙂
    ¡Besotes!

      Judith G. Noé

      (1 julio, 2017 - 5:13 pm)

      Y más si es la ciudad de Europa que más te gusta… cualquier excusa sirve para visitarla otra vez 🙂 gracias por tu comentario! 🙂

    marusantiago21

    (2 julio, 2017 - 10:07 pm)

    Que bueno tu articulo, me provoca agarrar las maletas y viajar jaajja, Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *