Tió Gigante para celebrar la Navidad en Barcelona

Viviendo la Navidad en Barcelona con Papás Noel moteros y Tiós gigantes

No puedo proponerte 5 planes navideños sin hacerlos yo también. Como dije, la Navidad lleva a compartir y a hacer cosas diferentes, porque además son muchas las actividades que se celebran estos días y no se hacen durante el resto del año. Y aunque nosotros fuimos con planes en mente, nos sorprendimos con algunas cosas que nos encontramos y que no sabíamos que tendríamos la suerte de poder ver. Si quieres acompañarme en este paseo navideño y descubrirlas, esto es lo que hicimos. Te comparto mi historia.

Comenzamos la tarde en la Calle Pelayo, que como era pronto todavía no tenía las luces de Navidad encendidas, y entramos en alguna que otra tienda. Pero enseguida decidimos dejar la tarde de compras para otro momento. ¡Eso no era a lo que íbamos! Así, continuamos la ruta Rambla abajo y desviamos a la izquierda por la Calle Ferran hasta que llegamos a la plaza de Sant Jaume o plaza del ayuntamiento.

Cada año se instala en esta plaza un pesebre, pero este año es un tanto especial y por eso visitarlo no estaba en la lista de planes que te he dejado antes. En la plaza hay nueve bolas hinchables transparentes dentro de las que hay un ‘belén’ muy moderno que hace que para mi gusto no sea ni un belén ni nada que se le parezca. Por ejemplo, dentro de una bola están los reyes magos pero este año sus caras no son ni la de Melchor, ni la de Gaspar ni la de Baltasar. Este año los reyes magos tienen la cara de tres escritores o eso creo. Ni lo sé. Lo único que sé es que son representaciones del poema “Ho sap tothom i és profecia” de Josep Vicenç Foix y que de pesebre tradicional tiene más bien poco.

Pesebre en la Plaza Sant Jaume de Barcelona
Pesebre de la Plaza Sant Jaume

Tras la pertinente foto, subimos la calle hasta la catedral para visitar la feria de Santa Llúcia. Pero no habíamos comenzado a mirar los tenderetes que empezamos a escuchar unos ruidos muy fuertes. ¡Papá Noel venía en moto! Por supuesto, fuimos corriendo hasta allí para no perdernos a esos moteros disfrazados que hacían rugir sus motos con la única condición de llevar más tarde un regalo a los niños de los hospitales. La verdad es que me parece muy bonita la iniciativa y me gustó mucho poderlo ver en directo.

Una vez los moteros acabaron su recorrido y por esa carretera volvieron a pasar los coches, nosotros volvimos atrás para ver los puestecitos de la feria. Como os dije se puede encontrar de todo: objetos hechos artesanalmente, árboles de Navidad, decoraciones para los árboles, figuritas del belén, caganers, Tiós… Y hablando de Tió, justo al lado de la entrada a la Catedral hay un Tió gigante listo para recibir los golpes de bastón de los más pequeños. Mi hermana y yo no pudimos evitar quedarnos un ratito mirando cómo los niños cantaban y le daban golpes a ese gracioso tronco para que les cagase su regalo. No pude ver de qué se trataba, pero creo que eran piruletas o algún otro tipo de caramelo. ¡Y nos dieron ganas de subir a darle bastonazos a nosotras también!

 

Pero asumiendo que somos demasiado mayores para eso, continuamos caminando por el Portal de l’Ángel observando las decoraciones navideñas hasta que llegamos a Plaza Catalunya. Allí pudimos ver esos atrapa sueños de los que os hablé llenos de papeles con sueños escritos. Y esa bola de nieve gigante que hace que sientas la Navidad de una forma diferente. Además, tuvimos la suerte de que nada más llegar se apagaron las luces para que disfrutásemos del espectáculo de luz y colores de las fuentes. No sabéis qué maravilla. Jamás pensé que con una fuente se pudiese hacer una cosa tan bonita como la que pude ver en Barcelona. Los chorros de agua subían y bajaban, se hacían más fuertes y más flojos, se encendían y se apagaban. Todo al ritmo de una melodía que hacía que el conjunto se pareciese a un baile de natación sincronizada. Me dejó sin palabras… así que si podéis, no dudéis en ir a verlo.

Al acabar paseamos por los puestecitos de la feria de consumo responsable y después nos acercamos a la Calle Pelayo otra vez, que nos recibió con luces de muchísimos colores. Con eso pusimos punto y final a una tarde muy pero que muy navideña que nos hizo vivir muy de cerca la magia de la Navidad.

Decoración navideña en Barcelona
Decoración navideña en Barcelona

 

Autor entrada: Judith G. Noé

2 thoughts on “Viviendo la Navidad en Barcelona con Papás Noel moteros y Tiós gigantes

    viajandoconkaren

    (19 diciembre, 2016 - 9:05 pm)

    Que bonito que haya visitado mi ciudad Jud, uno aveces busca lo bonito fuera cuando lo tiene tan cerca. Me alegro que hayáis disfrutado y hagáis planes diferentes 🙂

      Judith G. Noé

      (19 diciembre, 2016 - 9:22 pm)

      Sí! Yo también soy de Barcelona, pero de un pueblo… así que nada, cuando quiero ir me toca hacer una pequeña excursión jajaja y toda la razón, en casa tenemos cosas muy chulas y parece que si no salimos del país no nos quedamos contentos. Gran error! Gracias por leerme y comentar 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *